Como comencé en el mundo de la Animación 2D

Hola! En estas líneas te contaré como comencé en el mundo de la Animación 2D, para que me conozcas un poco más.

Nací una mañana del jueves 19 de abril de 1990.

Desde muy pequeño me gustó el arte, principalmente el dibujo. Si bien, no me gustaba ir al colegio siempre disfruté mucho la clase de arte, puesto que siempre destacaba en ella.

Esto se potenciaba lentamente, hasta los 7 años en donde llegó a mi vida el animé japonés y me di cuenta que existían diferentes estilos de animación. Por ejemplo, Los Caballeros de Zodiaco, Dragon Ball, Slam Dunk, Super Campeones, Zenki, entre otros cambiaron mi visión de animación con la que había crecido.

Tuve una adolescencia diferente. A los 14 años cuando la mayoría de los jóvenes les interesaban otras cosas yo me enfoqué a dibujar, me encantaba crear historias y además disfrutaba mucho estar solo. Durante ese periodo vi una película que marcó mi vida, Saint Seiya Tenkai-hen Overture y quedé tan asombrado de la calidad de la animación, los dibujos, los fondos, la historia que provocó en mi decidir, de forma prematura, que quería ser un artista.

Como comencé en el mundo de la Animación 2D

Cuando llegó el momento de escoger una profesión, yo tenía claro que quería hacer una serie de animación. Mis papás, que poco entendían esto, siempre me apoyaron e impulsaron a estudiar algo que me gustara. Cuando descubrí la carrera de animación digital sólo pensaba en estar adentro y aprender, en disfrutar las clases, jamás pensé que sería difícil tener trabajo, ganar dinero, lo único que me importaba era hacer lo que me gusta: dibujar y animar.

La época de estudiar animación estuvo llena de aprendizajes. Me permitió abrir mi mundo a otros, en donde desde los dibujos de papel que realizaba pude incluirles vida mediante movimientos. Además, fui una persona afortunada porque conocí profesores muy sabios, de esos que más allá del conocimiento técnico, teórico de la clase, te enseñan la pasión por la animación: te enseñan a ser un buen profesional.

A finalizar esta etapa, tuve que realizar un proyecto de integración de todos los aprendizajes de estos cuatro años de estudio. La mayoría de los profesores me impulsaron a hacer una animación chilena, del medio nacional. Sin embargo, a mi no me atraía, no me llamaba la atención, por eso, me esforcé y realicé un cortometraje que concreta una historia que está en mi mente desde los 14 años. Fue un éxito, aún cuando han pasado los años y veo que la calidad del dibujo no es la mejor, siento que fue mi primer gran triunfo puesto que pude realizar algo que me gusta para finalizar una etapa maravillosa en mi vida.

Cuando estaba en pleno proceso de trabajo de mi cortometraje, en lo más profundo de mi corazón una voz me decía que este iba a ser la llave de muchas puertas, que me daría la entrada a la animación que siempre he querido realizar.

Y así es como continúo, como aquel niño que disfrutaba y aquel adolescente lleno de pasión para lograr mis sueños. Actualmente siento que si me sigo esforzando lograré todos mis sueños, solo debo seguir trabajando y mejorando.

Te agradezco que hayas leído estas líneas y espero me acompañes en mi camino.

Un fuerte abrazo.

Kevin Farias Milla

CEO Studio Kevin Farias